21.4 C
Las Palmas
21 abril 2024 7:42 pm

Directo

El TSJC revoca la condena de prevaricación y absuelve al exgerente de Funcatra

La sala del TSJC ha absuelto al gerente de Funcatra, Agustín Herrera, sobre el que pesaba una condena de ocho años y medio de inhabilitación por delito de prevaricación

RTVC

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha absuelto al exgerente de Funcatra. Agustín Herrera había sido condenado a ocho años y medio de inhabilitación por un delito de prevaricación por la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife por fraccionamiento y prórroga de contratos públicos por importe cercano a los 300.000 euros.

Investigación de contratos

La sentencia, hecha pública este martes, reconoce que los contratos de asesoramiento jurídico y contable excedían los umbrales económicos que marcan la ley de contratos públicos y los contratos menores. Y tilda de «obvio» que los contratos tenían que haberse unificado y que la modalidad de los contratos menores era «inadecuada».

Así, entiende que Herrera buscaba la ventaja de que este tipo de contratación. Sobre todo por su escasa cuantía y duración, solo requería de la aprobación del gasto y la presentación de la factura.

En cuanto a los servicios de consultoría y asesoría contable, laboral, auditoría económica y tributaria, la Sala entiende que se «repitió el incumplimiento de la normativa reguladora de la contratación pública». Y que lo hizo sin justificación económica, de urgencia o de oportunidad.

El TSJC revoca la condena de prevaricación y absuelve al exgerente de Funcatra
El TSJC revoca la condena de prevaricación y absuelve al exgerente de Funcatra

Sin conocimientos jurídicos

Sobre la existencia de dolo, la sentencia argumenta que Herrera es veterinario y funcionario del servicio de Sanidad Exterior. Y que pese a que ocupa el cargo de gerente de una fundación carece de conocimientos jurídicos «y menos aún» de contratos administrativos.

Así, entiende que el conocimiento de la irregularidad debía haberse detectado por un reparo de la Intervención General de la comunidad autónoma. Pero que al tratarse de una fundación que está al margen de su estructura, al menos tenía que contar con un informe. O incluso, «algo tan simple como un correo electrónico».

En esa línea la sentencia argumenta que quienes tenían que haber elaborado el informe negativo eran «precisamente los contratados». Sobre todo para el servicio de asesoría por lo que no se entiende que la acción penal no haya ido contra ellos. «Máxime cuando, desde la perspectiva de la justicia material, sobre ellos recaería mayor reproche penal pues ellos sí que tenían que conocer las limitaciones legales, precisamente porque tal era el objeto de sus respectivos contratos y no sólo no realizaron esa labor profesional sino que se aprovecharon de su silencio al ser ellos mismos contratados irregularmente, conduciendo al acusado al proceso penal, pero, en contraste, quedando ellos fuera de tal proceso».

No detectaron intencionalidad

La Sala argumenta su absolución en que la Audiencia Provincial tampoco detectó intencionalidad en las contrataciones irregulares encargadas por Herrera en el servicio de comunicación e imagen, para adquirir equipos informáticos y organizar cursos y talleres.

En ese sentido, reprocha a la Audiencia que «siendo igual» la conducta en todas las contrataciones, se absuelve de unas y se condena por otras, sin más motivación que la escueta frase «de forma claramente intencionada».

Noticias Relacionadas

Otras Noticias