23.4 C
Las Palmas
29 septiembre 2022 3:29 pm

Directo

Canarias investiga el uso de carbón vegetal para mejorar suelos agrícolas degradados

El ICIA, a través del proyecto ‘Vercochar’, mejorar los suelos agrícolas y forestales degradados para mejorar las producciones agrarias

El ICIA, a través del proyecto 'Vercochar', mejorar  suelos agrícolas y forestales degradados para mejorar las producciones agrarias
Plantación en el campo. Fuente: Gobierno de Canarias

El Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA) lidera un proyecto internacional denominado ‘Vercochar’. También participan el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), las dos universidades canarias, Radio ECCA, la Mancomunidad del Sureste, ADER La Palma y el Cabildo de Gran Canaria. El objetivo es buscar mejorar las condiciones de los suelos agrícolas y forestales degradados para mejorar las producciones agrarias.

En concreto, se trata del uso de materia orgánica transformada como carbón vegetal y compost. Así, se busca mejorar la calidad del suelo, según ha informado el Gobierno de Canarias en nota de prensa.

Al respecto, la responsable del proyecto ‘Vercochar’, Vanesa Raya, ha apuntado que el objetivo de esta iniciativa, enmarcada en el programa Interreg MAC, se centra en mejorar la respuesta de los ecosistemas ante los efectos del cambio climático. Así, facilita la regeneración de suelos afectados por erosión, sequía, desertificación, salinización o contaminación debido a un mal manejo de los mismos.

Añadió que la incorporación de restos orgánicos transformados contribuye a «valorizar dichos materiales y, también, a mejorar la fertilidad y salud de los suelos».

En relación con ello expone que ‘Vercochar‘ trabaja en caracterizar algunos materiales orgánicos locales transformados, resultantes de procesos biológicos. Entre ellos está el compostaje y el vermicompostaje. Además, hay otros que nacen de procesos físicos, como la elaboración de biochar, mediante sistemas sencillos.

También busca evaluar sus efectos al aplicarlos en el suelo tanto en las propiedades físicas, químicas y biológicas del propio suelo como en los cultivos.

Biochar, el proceso más innovador

La investigadora explica que el proceso más innovador que se investiga en el marco del proyecto ‘Vercochar’ es la elaboración e incorporación de biochar al suelo. «Se hace como enmienda que favorece el secuestro de carbono en los suelos, dado su elevado contenido en carbono recalcitrante y mejora sus propiedades teniendo en cuenta su elevada porosidad».

Estas características, añade, evitan la lixiviación de nutrientes al subsuelo y aumentan su capacidad de retención de humedad. Además, favorece la inmovilización de sustancias nocivas o contaminantes presentes en el suelo, «debido a su elevada superficie específica y propiedades absorbentes».

«Dentro del proyecto hemos trabajado en la obtención de biochar mediante diferentes métodos artesanales. Así podemos determinar sus parámetros óptimos de funcionamiento según el material vegetal usado y las características del material resultante. Además, se han realizado ensayos de su aplicación al suelo a diferentes dosis para determinar su influencia en el suelo y en el cultivo», apuntó.

La transferencia de conocimientos puede «favorecer» la generación de un sistema productivo

Por otro lado, la directora científica del ICIA, Mery Jaizme-Vega, ha expuesto que las investigaciones son el «ejemplo de cómo la transferencia de conocimiento desde el campo científico a los sectores económicos, en este caso la agricultura, pueden favorecer» a la generación de un sistema productivo «eficiente», en el que se vean beneficiados los productores y consumidores.

El proyecto ‘Vercochar‘ cuenta con financiación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional. Canarias, Madeira, Azores, Cabo Verde, Mauritania y Senegal participan en esta investigación.

El suelo es un recurso no renovable responsable de la producción del 95 por ciento de los alimentos, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Además, los suelos filtran el agua, son la fuente de las medicinas y ayudan a combatir y adaptarse a los cambios en el planeta motivados por el aumento de la temperatura global debido a la contaminación atmosférica. «Su pérdida y degradación compromete la salud de los seres vivos y afecta a la seguridad alimentaria», concluye.

Relacionadas

Otras Noticias