22.4 C
Las Palmas
6 octubre 2022 12:48 am

Directo

Cruz Roja continúa su labor en La Palma un año después

La asociación seguirá en La Palma con su plan de recuperación en aras a favorecer la restauración y prosperidad de la población palmera

Cruz Roja continúa su labor en La Palma un año después
Operario de Cruz Roja limpiando ceniza volcánica en La Palma. Fuente: Cruz Roja

Cruz Roja sigue presente en La Palma cuando quedan pocos días para cumplirse el primer aniversario de la erupción volcánica de Cumbre Vieja con un plan de recuperación de tres años y más de 10.000 atenciones (en su mayoría a mujeres). A estas acciones se suman más de 1.400 asistencias psicosociales, un total de 11.500 limpiezas de cenizas y 21 sesiones de ventilación emocional.

La cartera de proyectos de recuperación de Cruz Roja está centrada en favorecer la restauración y la prosperidad de la población palmera que se vio afectada por la erupción. De este modo, responde a necesidades que continúan en constante evolución y que la organización ha detectado y plasmado en un «árbol de problemas» en el que trabajar.

Así, a los efectos más conocidos, como la pérdida de vivienda, el desalojo temporal o la necesidad de cuidado psicosocial, se suman numerosos problemas que la organización trabaja de manera continuada y personalizada, señala en una nota.

La asociación ha detectado problemas de aislamiento físico, social y emocional derivados de la menor relación con su entorno, así como la menor interacción con sus conocidos, la pérdida de contacto con sus animales o el desconocimiento de su nuevo entorno. En conjunto, se trata de factores que provocan desarraigo y pérdida de identidad.

Consecuencias psicológicas

Del mismo modo, Cruz Roja ha visto en la pérdida de los medios de vida de la población palmera -por la pérdida de trabajo o disminución de los negocios como consecuencia de la emergencia- cómo los ingresos insuficientes y una inadecuada gestión financiera pueden tener también consecuencias psicológicas. «Estas van más allá de la dificultad de afrontar gastos y la sobrecarga económica que experimentan las familias afectadas», señala.

El Consorcio ha abonado ya casi 53 millones a los afectados por el volcán
Vecinos de La Palma fotografiando el momento de la erupción

Relacionado con ello, la necesidad de compartir vivienda para ahorrar costes, la inseguridad habitacional por estar en lugares con alquileres precarios, viviendas no adaptadas correctamente o el incremento de los precios de alquiler, «provoca que el alojamiento de quienes no han podido regresar a sus casas también afecte de manera transversal a problemas económicos o psicológicos», indica la asociación.

Para el desarrollo, la recuperación y la prosperidad de la población afectada, Cruz Roja también ha considerado esencial trabajar en aspectos como la mejora del clima familiar, el éxito escolar o el vínculo entre personas y colectivos.

A todo ello hay que sumarle los problemas estructurales que ya existían antes de la erupción o que se han incrementado en el último año, como el mercado laboral no inclusivo, la desigualdad por género, la inflación, o la economía sumergida, entre otros.

Consciente de que todavía queda camino por recorrer hasta alcanzar la plena recuperación, Cruz Roja continuará trabajando con la población afectada a través de su cartera de proyectos durante todo el próximo año.

Concienciación a los ciudadanos

Asimismo, como tras cualquier catástrofe, la erupción de La Palma se genera un escenario propicio para trabajar en la reducción del riesgo ante futuras crisis y emergencias.

Siendo esta una prioridad estratégica de Cruz Roja, en los próximos meses se comenzará a ahondar en el conocimiento y la preparación para desastres tanto de las comunidades como de los equipos organizados de respuesta.

Esto incluye acciones como la concienciación a los ciudadanos y ciudadanas de los posibles riesgos que pueden afectar a su zona.

Cruz Roja activa un plan de rehabilitación de casas afectadas por el volcán
Personal de Cruz Roja inspecciona los daños en una vivienda causados por la erupción del volcán de La Palma. Fuente: Cruz Roja

Con ello, y con la continua difusión de planes actualizados que sirvan para responder y movilizar a las comunidades, los vecinos y vecinas podrán ayudarse a sí mismos de manera inmediata en el estallido de cualquier emergencia. Así, conseguirán un aumento de la respuesta y una mejora y eficacia en la atención a las personas.

Junto a ello, los proyectos en materia de educación, empleo, o voluntariado, y todos los que ya están en marcha o inminente comienzo, se hacen posible gracias a los más de 6 millones de euros que Cruz Roja va a destinar para la recuperación, y el millón de euros invertido en la fase de emergencia.

Una primera cobertura de necesidades básicas en La Palma

Con el volcán en erupción, los primeros días de emergencia se centraron en la atención de la cobertura de necesidades básicas, como alojamiento, productos de alimentación, vestimenta o higiene, así como de la propia información inicial y filiación de la población para poder organizar y distribuir la ayuda.

A través de los Equipos de Respuesta Básica en Emergencias de Cruz Roja (ERIE), el voluntariado instaló el albergue provisional del acuartelamiento de El Fuerte, en Breña Baja, en el que se atendieron a 456 personas. También se instalaron puntos de encuentro por la isla para las personas evacuadas.

Cruz Roja también se volcó con la asistencia social de las personas afectadas, con un centro logístico de más de 1.500 metros cuadrados en El Paso para almacenar donaciones en especie y productos adquiridos con los fondos propios y donativos económicos.

En esta vía, la asociación entregó 1.600 tarjetas de compra, 2.200 tarjetas monedero y cerca de 400 tarjetas de gasolina. Así, junto a las 885 ayudas extraordinarias al alquiler, conforman la entrega de ayudas directas a la población.

Además, repartieron más de 218.000 mascarillas, gafas y equipos de protección individual en los primeros meses en los municipios afectados de La Palma. El objetivo fue proteger a la población y el personal interviniente de la ceniza y la mala calidad del aire, junto a 1.328 kits de limpieza para viviendas y 127.500 raciones de comida.

Relacionadas

Otras Noticias