20.4 C
Las Palmas
12:58 pm sábado ,12 junio 2021
Inicio Noticias Canarias El sueño de Madala: el migrante que llegó a Canarias en patera...

El sueño de Madala: el migrante que llegó a Canarias en patera y quiere boxear en los Juegos Olímpicos

Este joven maliense llegó a Gran Canaria con apenas 15 años. En unas semanas comenzará su preparación de cara al preolímpico de París, que se celebrará en julio.

Madala llegó en patera a Gran Canaria con apenas quince años. Ahora tiene 24 y dos sueños en la vida: el primero es poder representar a su país, Mali, como boxeador y el segundo, ganar una medalla en los Juegos Olímpicos. Ya ha cumplido el primero y el siguiente está cada vez más cerca en el camino.

Madala no pudo clasificarse el pasado mes de febrero en el preolímpico de Senegal porque se dislocó el hombro “desde el minuto uno del combate”, pero tuvo que aguantar para terminarlo, unos doce minutos, con un solo brazo. No pudo clasificarse en esa cita por dos puntos.

Informan: Osiris Armas / David Blanco

Aunque aún no tiene claro en qué gimnasio entrenará a partir de marzo, el joven recuerda que fue el grancanario Cristian “Sicario” quien le llevó el pasado año a la cita preolímpica de Dakar y, por lo tanto, es una persona para la que “no tiene palabras” más que de agradecimiento y respeto.

La preparación de este joven púgil maliense de cara al preolímpico de París, que se celebrará en julio, comenzará en febrero. Las restricciones por la pandemia no le permiten ahora mismo disfrutar de entrenamientos de boxeo propiamente dichos, con contacto, pero intentará ponerse a tono con pesas y natación.

Madala ha explicado que quien le motivó a comenzar a practicar boxeo fue uno de sus amigos con quien había vivido en un centro tras su llegada a Gran Canaria.

“Llegué con quince años, viví en un centro de menores y salí cuando cumplí dieciocho”, ha relatado este viernes. Tras salir del centro, el joven fue acogido por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que ha dado a conocer su historia esta semana en su programa Radio Refugio.

En un centro de CEAR estuvo alrededor de un año pero no disponía de papeles que le permitieran trabajar “ni en Canarias ni en ninguna parte”, por lo que tuvo que buscar un contrato de un año para poder cambiar dichos papeles.

“Aquí no lo conseguí, fui a Península con mi tío y él me ayudó a cambiarlo”, ha dicho para añadir que, una vez cambió los papeles para poder trabajar, no se sentía muy cómodo y le comentó a su tío que iba a “volver a casa”, a Gran Canaria.

Cuando estuvo de vuelta en la isla comenzó a entrenar con el amigo que le motivó a empezar pero luego cambió de gimnasio para entrenar con “Sicario”, con quien debutó y luego viajó a África a competir.

Ganar una medalla en las Olimpiadas es “su sueño”, ha asegurado para apuntar que tenía otro sueño más arriba en su lista de prioridades, el de participar representando a su país y que ya ha podido cumplir.

Tras representar a su país natal en el preolímpico de Dakar en febrero de 2020, donde no pudo clasificarse, viajó a Mali para visitar a su madre. Allí fue recibido por muchísima gente, incluso llegaron a darle un micrófono para que pudiera dirigirse a todo el mundo y un policía le acompañó y protegió durante los seis meses que pasó allí el año pasado.

“Todo eso es un orgullo para mi y para mi familia”, ha reconocido, emocionado al recordar que cuando salió de su país lo hizo de noche y a escondidas de su familia. Sólo su madre conocía en aquel momento su itinerario de viaje.

Ahora su plan es convertirse en boxeador profesional, porque por el momento es amateur, y, luego, poder seguir hasta ir a Las Vegas y participar en MMA. Sin embargo, Madala tiene planes a más largo plazo y, cuando concluya su carrera como deportista, le gustaría regresar a su país y crear una empresa.

“Quiero crear empleo para que la gente pueda trabajar y así ayudar”, ha dicho a Efe para recordar que, por el momento toca seguir su segundo sueño, clasificarse para las próximas Olimpiadas.

Madala compagina ahora su preparación para la cita de la capital francesa con su trabajo en una pizzería en Las Palmas de Gran Canaria. Espera que a partir de marzo o abril pueda regresar el contacto a los entrenamientos.

“Quiero llegar a un nivel al que todavía no he llegado y hasta que no llegue a él, no puedo descansar. Mis ojos solo están enfocados en eso, en el futuro”, ha dicho este viernes en su entrevista con Efe, donde ha añadido que aunque aún no está al cien por cien de su capacidad física, en especial por la lesión del hombro, espera estarlo en junio para cumplir su sueño. 

DIRECTO

Canarias Radio
Directo
Canarias RadioDirecto

RELACIONADAS

MÁS NOTICIAS