22.4 C
Las Palmas
20 octubre 2021 3:04 pm

Directo

La tradición repostera de Semana Santa sobrevive al coronavirus

No habrá procesiones de Semana Santa ni misas multitudinarias, pero sí tradiciones que resisten al confinamiento por el coronavirus. Torrijas, pestiños, monas de pascua o conejos de chocolate siguen saliendo de los obradores de muchas ciudades para endulzar a todas las personas estos días nefastos.



Los reposteros españoles ya tenían todo listo para sacar adelante los dulces que se comen por estas fechas, pero la pandemia del COVID-19 les ha dejado sin buena parte de su negocio debido a los cierres por el estado de alerta, así que algunos han sabido reinventarse y salir adelante dando además su vertiente más solidaria.



A este último grupo pertenece la confitería Los ángeles (Sevilla) que ha decido poner en marcha un servicio de reparto a domicilio de torrijas para «mantener la tradición». Su gerente repostero, Francisco Vega, explica a EFE que ha puesto en marcha esta iniciativa por dos razones: no tirar los ingredientes que ya había acopiado y alegrar a las personas en estas fechas.



«Mi objetivo es que todo el mundo pudiera disfrutar de las torrijas y dulces de Cuaresma estando en casa», afirma Vega, que se levanta temprano para hacer los pedidos que él mismo reparte a domicilio. Desde el Domingo de Ramos ha entregado más de 450, porque hace al día «entre 30 y 40 repartos».



Vega, además, ha querido agradecer al personal sanitario y de limpieza del Hospital Universitario Virgen Macarena su labor en estos «tiempos difíciles» llevándoles sus dulces. «Como no podemos entregarlos a los enfermos, decidí dárselos a las personas que cuidan de ellos», declara.



La palabra «reinventar» la conocen muy bien las monjas del convento Santa Clara de Jaén, quienes han logrado distribuir sus dulces artesanos gracias al ofrecimiento del catering Royal Menú, bautizando esta acción como Teleconvento. Los pedidos se hacen a través de un teléfono fijo y en un plazo de 24/48 horas están los dulces artesanos en casa.



El COVID-19 tampoco ha conseguido parar los hornos y fogones de los obradores catalanes, donde más de treinta maestros pasteleros se han unido en una campaña para entregar las tradicionales monas de Pascua a domicilio con el objetivo de «mantener el calor y la tradición» de la festividad, así como paliar el impacto económico que va a dejar el virus.



Y monas de Pascua también recibirán los niños empadronados en el municipio de Castielfabid (Valencia), donde a través de un bando el alcalde, Eduardo Aguilar, ha señalado que hará llegar este dulce a todos los niños.



«Os estáis portando muy bien, estáis demostrando cada día vuestra fuerza y lucha día a día para ganar al COVID-19 quedándoos en casa, por ello os queremos recompensar con este dulce», expone en el bando.



Muy contentos se pondrán también los niños y personas mayores de los 18 hospitales madrileños (Gregorio Marañón, La Paz, el Clínico San Carlos, entre otros) a los que va a llegar una donación de chocolate y huevos de pascua a través de una campaña solidaria que han lanzado varios grupos del mundo de la hostelería.



«Nuestra campaña de donación de chocolate y huevos de Pascua solidarios es una ‘dulce’ iniciativa que quiere mostrar su agradecimiento al mundo sanitario y a las personas ingresadas en los centros médicos, niños, adultos y mayores, quienes están demostrando a diario su implicación y capacidad de resistencia en la lucha contra el virus», exponían los donantes en un comunicado.



La pastelería madrileña La Mallorquina y la sevillana La Campana también quieren aportar su terrón de azúcar en estos tiempos repartiendo 2.500 y 4.000 torrijas, respectivamente, entre las personas de las residencias, gente necesitada y los hospitales.



«Gracias a la coordinación y la ayuda del Ayuntamiento de Madrid hemos hecho llegar nuestras torrijas a sitios donde más se necesitaban como las residencias de ancianos. Queremos agradecerles su ayuda, ya que nos reconforta saber que estamos ayudando a otras personas», explican a EFE desde La Mallorquina.



La cadena de restauración Rodilla también se ha sumado a la donación de torrijas a 45 residencias de la Comunidad de Madrid. La cadena, como ya hizo anteriormente con el reparto de sándwiches a las familias más necesitadas, contribuye ahora a endulzar estos días a los más mayores.



La cuarentena ante la pandemia ha sacado el lado más solidario de la gente, a la vez que ha obligado a agudizar el ingenio culinario, y todo cocinillas que se preste puede elaborar sus propios dulces en casa. Poniendo la torrija como dulce estrella de esta época, para elaborarla solo se necesitará pan asentado, leche, canela, miel y azúcar.



Y si el confinamiento se está haciendo en familia, y los más pequeños de la casa están dispuestos a pringarse de chocolate o de harina, lo más divertido será elaborar las típicas monas de pascua o chocolatinas. Así que… ¡Manos a la masa!

Relacionadas

EN DIRECTO

Canarias Radio
Directo
Canarias RadioDirecto

Otras Noticias