20.4 C
Las Palmas
12 abril 2024 7:27 pm

Directo

Maduro se reunirá con el presidente de Guyana para intentar la vuelta al diálogo

Brasil y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) han promovido esta reunión entre Maduro y el presidente de Guayana

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro - Frederico Brasil/Thenews2 Via Zu / Dpa (Archivo)
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro – Frederico Brasil/Thenews2 Via Zu / Dpa (Archivo)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha afirmado que espera que la reunión con el mandatario de Guyana, Irfaan Ali, en San Vicente y las Granadinas, sea un «punto de partida» para la vuelta al diálogo entre ambos países, que se encuentran enfrentados por el Esequibo, territorio controlado por Georgetown pero que Caracas reclama como propio.

«Doy la bienvenida a las conversaciones directas y cara a cara. Siempre ha sido mi propuesta, porque creo en el diálogo, la conversación sincera, el entendimiento y la convivencia pacífica entre pueblos y naciones», ha señalado Maduro en su perfil de la red social X, anteriormente conocida como Twitter, en una publicación en la que ha adjuntado una carta remitida al primer ministro sanvicentino, Ralph Gonsalves.

En la misiva, Maduro ha señalado que «en los últimos años» las relaciones bilaterales se han visto «perturbadas» por «una serie de acciones contrarias al espíritu del propio Acuerdo de Ginebra», que reconoce el Esequibo como territorio en disputa. «Acudiré al próximo encuentro con el mandato que me ha dado el pueblo venezolano, que transparentemente votó en un referéndum convocado por la Asamblea Nacional, que establece claramente los próximos pasos políticos y diplomáticos, siempre bajo el amparo del Derecho Internacional», ha afirmado.

Desacuerdo con la Corte Internacional de Justicia

En este sentido, considera que el encuentro es una oportunidad para «aclarar» los «elementos que han empeorado la disputa en los últimos años», al tiempo que ha rechazado la «imposición unilateral» de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y la «actitud arrogante e ilegal de la transnacional petrolífera estadounidense Exxon Mobil, que ha sido la beneficiaria de las concesiones petrolíferas en un área marítima que no está delimitada por el momento, lo que constituye una flagrante violación del Derecho Internacional».

«Espero que estos encuentros de alto nivel nos permitan abordar las principales amenazas a la paz y la estabilidad de nuestros países, particularmente la injerencia del Mando Sur de Estados Unidos, que ha comenzado operaciones en el territorio en disputa, contrariamente a nuestra intención de mantener Latinoamérica y el Caribe como zonas de paz, libres de conflicto, sin interferencia de otros intereses extranjeros en la región», ha manifestado.

Bajar la tensión

El ministro de Exteriores venezolano, Yvan Gil, ha indicado que el ejecutivo participará «con expectativa, alegría y ánimos de paz» en esta reunión promovida por Brasil y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) tras la escalada de las tensiones entre los países. Así, ha reiterado en una rueda de prensa que su objetivo es «bajar la agresividad del discurso de Guyana».

Por su parte, la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, ha anunciado la instalación de la Alta Comisión para la defensa de la Guayana Esequiba, de la que será coordinadora y que «tendrá como objetivo estratégico un proceso de amplias consultas para consolidar el mandato que el pueblo venezolano expresó» el 3 de diciembre en el referéndum en el que se votó la anexión del territorio.

El ministro de Defensa brasileño, José Mucio, ha afirmado por su parte que Brasil no se involucrará en un posible conflicto ni permitirá que tropas venezolanas atraviesen su territorio para llegar al país vecino. El tema lo está manejando la diplomacia y el refuerzo militar en la frontera se ha acelerado por el contexto, pero, según ha señalado, ya estaba en mente «para evitar problemas», según recoge la emisora brasileña Jovem Pan.

El conflicto territorial se remonta al siglo XIX, cuando un fallo de 1899, defendido desde Georgetown, estipulaba que Venezuela renunciaba al Esequibo, aunque más tarde se retractó de ello. Por su parte, Caracas se apoya en el Acuerdo de Ginebra de 1966 firmado entre Reino Unido (antigua potencia colonial de Guyana) y Venezuela, en el que reconocían al Esequibo como un territorio en disputa.

Noticias Relacionadas

Otras Noticias