12.4 C
Las Palmas
7 febrero 2023 5:43 am

Directo

Las pacientes de cáncer de mama denuncian largas esperas para ser operadas

La presidenta de la Asociación de Cáncer de Mama de Tenerife, Mari Carmen Bonfante, ha denunciado en el Parlamento de Canarias las esperas que sufren las mujeres para operarse sus tumores mamarios

María del Carmen Bonfante, presidenta Ámate en comisión parlamentaria

María del Carmen Bonfante ha dicho en una comparecencia en la Comisión de Sanidad del Parlamento de Canarias, no se entiende que los tiempos de espera sean diferentes en el Hospital Universitario de Canarias, en La Laguna, y en el Hospital de La Candelaria, en Santa Cruz de Tenerife.

«Si naces en La Laguna tienes menos tiempo de sufrimiento que si naces en Santa Cruz», ha denunciado Bonfante. La presidenta de Ámate no se explica de dónde salen las estadísticas oficiales en las que se asegura que las pacientes en La Candelaria no tardan nunca más de dos meses en ser operadas.

Tres o cuatro meses de espera

Desde que se detecta un bulto pueden pasar «hasta tres, cuatro y cinco meses» para ser operadas, aseguró la presidenta de Ámate. Ante sus señorías ha destacado el sufrimiento que supone estar cuatro meses esperando mientras ven crecer el tumor.

Bonfante denunció que, ante una sospecha de cáncer de mama, en el HUC se tienen los resultados de las pruebas en diez días. Mientras que en el Hospital de La Candelaria son 29 días.

Las pacientes de cáncer de mama denuncian largas esperas para ser operadas
Las pacientes de cáncer de mama denuncian largas esperas para ser operadas

Abrir los quirófanos por la tarde

Para agilizar las operaciones, los médicos, con el apoyo de Ámate, proponen que se abran los quirófanos por la tarde pero la respuesta, dijo Bonfante, siempre es la misma: «falta dinero».

«Mientras los hospitales estén dirigidos por partidos políticos y no por médicos esto no va a funcionar», comentó.

Mujeres con cáncer en el sur de Tenerife

La presidenta de Ámate denunció también el inmerecido trato a las mujeres del sur de Tenerife, donde viven 340.000 personas. Denuncian que no pueden recibir quimioterapia sino en los hospitales del área metropolitana, cuando en lugares como La Palma, con 85.000 habitantes, sí se puede.

La distancia desde el sur de Tenerife obliga a las pacientes a coger una guagua a las cinco de la mañana para recibir quimioterapia. Y después deben regresar a la cinco de la tarde con los efectos secundarios del tratamiento encima.

Resolución grado de discapacidad

Otra de las quejas es la tardanza de dos o tres años en la resolución del grado de discapacidad y que les cierra el paso a la percepción de ayudas.

Reivindicó además la capacidad de mujeres de decidir que les quiten la otra mama en el caso de detectarse un tumor, cosa que no se permite.

La realización de mamografías preventivas antes de los 50 años es otra de las reivindicaciones de Ámate. También la mejora de las instalaciones para cuidados paliativos, en las que no se garantiza la intimidad para morir dignamente.

Relacionadas

Otras Noticias