19.4 C
Las Palmas
25 febrero 2024 4:05 pm

Directo

Sánchez defiende la figura del verificador por la “extraordinaria desconfianza” con Junts y ERC

Sánchez cree que se necesita un verificador porque «es bueno que haya un tercero si dos no se entienden». Ha admitido también que la amnistía «no era el paso siguiente» que quería dar, pero dice que es «coherente y consecuente»

Informa: Silvia Mascareño / Javier González

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido este jueves la figura del verificador para salvar la «extraordinaria desconfianza» que hay entre el PSOE y los partidos independentistas.

Ha asegurado que se conocerá la persona que les va a acompañar en «ese proceso de diálogo tanto con ERC como con Junts».

En una entrevista en TVE, Sánchez ha advertido de que no puede adelantar el nombre del verificador. Su presencia cree necesaria al considerar que «es bueno, si dos no se entienden, que haya un tercero que verifique que los acuerdos marchan».

«Ojalá en el futuro no sea necesario»

«Si tenemos posiciones muy dispares la buena noticia es que, al menos desde esas posiciones muy disparares y esa extraordinaria desconfianza, nos hemos emplazado a dialogar», ha destacado.

Y ha añadido que «ojalá en el futuro» no sea necesaria la presencia de un verificador, porque «eso significará que hemos avanzado en confianza».

Sánchez ha asegurado que, una vez que se frenó un gobierno del PP y Vox el 23 de julio y fue salvada esa «bola de partido», vio claro que existía una alternativa de progreso. Ello incluía negociar con los partidos independentistas catalanes para lograr una mayoría parlamentaria estable.

Sánchez defiende la figura del verificador por la "extraordinaria desconfianza" con Junts y ERC
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. Christophe Gateau / Deutsche Press / DPA

Admite que la amnistía «no era el paso siguiente» que quería dar, pero dice que es «coherente y consecuente»

«En política como en la vida hay que optar entre soluciones ideales o posibles (…) cuando no tienes la mayoría absoluta», ha opinado. Aunque ha admitido que «probablemente» la ley de amnistía «no era el paso siguiente» que quería dar, ha añadido que sí es «coherente y consecuente» con su apuesta por normalizar y estabilizar la situación política en Cataluña.

Se ha mostrado convencido de que será «bueno» para el país en términos de convivencia. Finalmente, quienes se oponen acabarán actuando como «ese viejo dicho de ‘si te he visto no me acuerdo'», al igual que ocurrió, en su opinión, con la leyes del divorcio y del matrimonio entre homosexuales.

Ha garantizado la plena constitucionalidad del proyecto de ley de amnistía presentado por el PSOE, a diferencia, ha dicho, de la que promovieron los independentistas en la legislatura pasada.

En este sentido, ha invitado a leer los acuerdos suscritos con Junts y ERC. Estos señalan la creación de mesas de diálogo con las dos formaciones para cuestiones de autogobierno a nivel de ejecutivos y otras dos distintas de interlocución entre partidos: una del PSOE con Junts y otra del PSOE con ERC para hablar sobre el «conflicto político». No obstante, ha querido dejar claro que «el futuro de este país se decide en las Cortes Generales».

Críticas de Feijóo

Por su parte, el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha cargado contra el verificador de los pactos entre el PSOE y el independentismo catalán y ha exigido saber desde dónde se gobierna España y si «el Gobierno está en Ginebra», una «humillación», ha subrayado, que el Partido Popular no va a aceptar.

«Exigimos conocer la verdad de dónde se está gobernando en España, ¿por qué España tiene que negociar su futuro en el extranjero?», ha exclamado Feijóo en un discurso en abierto ante el Comité Ejecutivo Nacional de su partido, donde ha denunciado la «ocultación» del Gobierno respecto a esta figura, cuya identidad por el momento se desconoce.

Feijóo, que ha dicho hablar «en nombre de la mayoría de los españoles», exige saber quiénes son los mediadores y qué se está negociando fuera del Congreso y del Senado, al tiempo que se ha preguntado quién va a pagar lo que se está negociando fuera de las instituciones e incluso fuera del Gobierno de España.

«No dejaremos a Sánchez reescribir la historia de España y no dejaremos que el presente y el futuro de nuestro país se decidan en el extranjero en una mesa», ha recalcado Feijóo, que ante los suyos ha defendido que la «única esperanza» que hoy existe es que la oposición sea «mejor» que este Gobierno».

Noticias Relacionadas

Otras Noticias