21.4 C
Las Palmas
3:57 pm domingo ,13 junio 2021
Inicio Noticias Sanidad alerta de los riesgos de fumar en el Día Mundial sin...

Sanidad alerta de los riesgos de fumar en el Día Mundial sin Tabaco

En Canarias fuma el 26,2% de la población mayor de 16 años (28,7% de los varones y 23,7% de las mujeres). En cifras absolutas son 252.000 fumadores y 214.000 fumadoras

El PAFCAN ayuda a dejar de fumar con 1.500 profesionales cualificados y con financiación de los fármacos necesarios para conseguirlo

Informan: María Mendoza Jorge/ Sara Fraile
Sanidad  alerta riesgos fumar

La Consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, comparte y apoya el lema elegido por la Organización Mundial de la Salud para la celebración del Día Mundial Sin Tabaco este 31 de mayo Comprometerse a dejar el tabaco, con iniciativas que favorecen el compromiso de aquellos fumadores que quieran liberarse del tabaco.

Este objetivo se desarrolla en Canarias desde hace años con múltiples acciones que educan a la población en hábitos saludables, previenen el consumo de tabaco entre jóvenes, informan de los graves daños que produce su consumo en cualquiera de sus formas y ayudan a abandonarlo.

El consumo de tabaco es la principal causa de pérdida de salud de nuestra sociedad. Según la Encuesta de Salud de Canarias (2016), en el Archipiélago fuma el 26,2% de la población mayor de 16 años (28,7% de los varones y 23,7% de las mujeres). En cifras absolutas son 252.000 fumadores y 214.000 fumadoras (466.000 en total).

La nicotina contenida en el tabaco es sumamente adictiva y el consumo de tabaco es uno de los principales factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares y respiratorias, así como de más de 20 tipos o subtipos diferentes de cáncer y muchas otras enfermedades debilitantes.

Cada año se registran más de 8 millones de muertes relacionadas con el consumo de tabaco. El problema es de tal magnitud que la OMS ha señalado que el tabaquismo ya no depende de las autoridades sanitarias sino de las autoridades de los Estados.

Es importante señalar que el consumo de tabaco es perjudicial en cualquiera de sus formas: cigarrillos convencionales, pipas, puros y puritos, cigarrillos electrónicos, pipas de agua y también los nuevos dispositivos de tabaco sin combustión.

Este año la evolución de la pandemia por SARS-CoV-2 permite definir nuevos objetivos después del análisis de los datos y realidades sobre el consumo de tabaco en situaciones tan difíciles como las que nos ha tocado vivir.

Ya no hay ninguna duda de que el tabaquismo es un factor de riesgo para tener formas más graves de la enfermedad, tener más probabilidades de necesitar un ingreso en una Unidad de cuidados Intensivo (UCI) y, una vez ingresado en UCI, tener más riesgo de morir.

En exfumadores estos riesgos son menores que en los fumadores actuales pero muy superiores a la de la población no fumadora de sus mismas características. Por lo tanto, con vistas al futuro, la mejor decisión vuelve a ser dejar de fumar cuanto antes.

Comprometerse a dejar el tabaco

El Día Mundial Sin Tabaco 2021 tiene como lema Comprometerse a dejar el tabaco, con iniciativas que favorezcan el compromiso de aquellos fumadores que quieran liberarse del tabaco.

La primera de ellas se basa en proporcionar información veraz sobre los riesgos del consumo y sobre las posibilidades de dejarlo. En este sentido, las campañas institucionales de promoción de una vida sin tabaco que se han llevado a cabo en Canarias desde hace años se presentan como una fuente veraz y creíble de información.

Desde 2014 en Canarias se desarrolla el Programa de Atención al Fumador de Canarias (PAFCAN), que se basa en la capacitación técnica de los profesionales del Servicio Canario de la Salud para tratar al paciente fumador. Con la ventaja añadida de la financiación pública de los tratamientos farmacológicos que ayudan a dejar de fumar.

Las ganancias de abandonar el tabaco son múltiples:

-Se gana salud, al disminuir los riesgos de múltiples enfermedades y retrasar la evolución de muchas otras.

-Se gana tiempo, pues se incrementa la esperanza (y la calidad) de vida.

-Se gana dinero, en tiempos tan difíciles como los actuales, pues los recursos empleados en el consumo son considerables.

-Se gana en protección de la familia y de las personas cercanas, con la consecución de espacios libres de humo

-Se gana en protección del medio ambiente, pues los residuos del tabaco son extremadamente contaminantes.

Durante la pandemia de la COVID-19 se han habilitado medidas más restrictivas de consumo en espacios al aire libre, como las terrazas, por el riesgo evidente de transmisión al quitarse la mascarilla para fumar y permanecer el virus suspendido en el aire más tiempo en el humo del cigarrillo.

Esta medida, junto con no deambular por las calles fumando y el respeto a una distancia en las entradas de lugares en los que no de puede fumar (como centros sanitarios o educativos) y parques infantiles no siempre han sido bien comprendidas. Sin embargo, habilitan zonas sin contaminación y ayudan a los que quieren dejar el tabaco a no recibir estímulos para fumar y disfrutar de los efectos de su decisión.

Constituye un riesgo adicional entre la población más joven la aparición de nuevas formas de consumo de tabaco. Los cigarrillos electrónicos, las pipas de agua y los productos de tabaco sin combustión presentan riesgos considerables para la salud de los consumidores. Su atractivo representa un peligro para nuestro futuro.

Todos estos contenidos se han introducido ya en el Programa de Intervención sobre Tabaquismo en Enseñanza Secundaria (ITESplus), desarrollado desde hace más de 20 años en Canarias que pretende, de momento con un éxito considerable, salvaguardar la salud de nuestras nuevas generaciones.

El tabaco sigue siendo uno de principales peligros para el bienestar de nuestra población. En la situación actual es importante resaltar que el consumo de tabaco es un factor de riesgo para tener las formas más graves de la COVID-19. Todos los fumadores deberán añadir este motivo para tomar la decisión de dejar de fumar

Programa de Tabaquismo de la Dirección General de Salud Pública

En el Programa de Tabaquismo de la Dirección General de Salud Pública se han establecido unas prioridades, acordes con al Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud y con los acuerdos del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Podemos distinguir tres grandes áreas:

1.- La promoción de espacios libres de humo. En la actual situación es mucho más importante guardar la distancia y usar mascarillas en los espacios públicos. No está permitido fumar caminando por la calle ni en terrazas al aire libre ni a menos de 5 metros de los accesos de centros docentes, sanitarios o parques infantiles.

2.- La prevención del consumo. En este campo destaca el Programa ITESplus, que comenzó como un programa de intervención en tabaquismo en enseñanza secundaria y este año cumple 21 años de desarrollo y aplicación en los centros docentes. Tiene el reconocimiento de buenas Prácticas sanitarias del Ministerio de Sanidad

Este programa, a través de talleres interactivos, aporta información adaptada a la edad de los alumnos, intenta modificar valores y actitudes erróneas frente al tabaquismo e intenta proporcionar habilidades a los jóvenes para poder vivir una vida sin tabaco. Se ha insistido especialmente en las nuevas formas de consumo

En el último curso lectivo hubo que adaptarse a las circunstancias de la pandemia. Participaron 58 centros docentes.

Para el curso 2020-21 se han renovado los materiales y se han diseñado nuevas intervenciones para adaptar el programa a las nuevas formas de consumo y a las nuevas estrategias de la industria tabaquera.

3.-Promoción de una vida libre de tabaco. En este sentido se realizan dos actividades:

a) Promoción de la salud, a través de la estrategia de Los Círculos de la Vida Saludable. Está diseñado para promover un cuidado integral de la salud a través de la sensibilización y conciencian de mediadores sociales formados previamente dentro del programa.

b) Programa de Ayuda al Fumador de Canarias (PAFCAN), promociona el cese del consumo en los fumadores actuales. Está diseñado para ayudar a los fumadores a dejar el tabaco a través de profesionales del Servicio Canario de la Salud. Se coordina desde la Dirección General de Salud Pública con la colaboración de todas las Áreas de Salud, de la Dirección General de Programas Asistenciales y de los colegios oficiales de farmacéuticos.

Desde enero de 2020 se financian en todo el país dos fármacos para ayudar a dejar de fumar (Vareniclina y Bupoprión). En Canarias se ha añadido la Terapia Sustitutiva con Nicotina para que los pacientes fumadores del archipiélago tengan todas las opciones farmacológicas disponibles.

Actualmente 1.500 profesionales del SCS están trabajando en el PAFCAN.

Desde enero y hasta finales de marzo se han iniciado unos 6.900 tratamientos. La proporción de pacientes que han terminado el tratamiento y que consigue mantenerse sin fumar al menos seis meses es de 41%.

DIRECTO

Canarias Radio
Directo
Canarias RadioDirecto

RELACIONADAS

MÁS NOTICIAS