19.4 C
Las Palmas
23 mayo 2022 2:09 am

Directo

SARAI BETANCOR

SARAI BETANCOR, ENFERMERA DE LA COORDINACIÓN DE TRASPLANTES DEL HOSPITAL UNIVERSITARIO MATERNO INFANTIL

Sarai tiene 43 años y es Enfermera y Fisioterapeuta titulada por la ULPGC. Ella siempre he estado vinculada al ámbito sanitario, sus padres formaron parte del equipo de enfermería del Hospital Insular. En su día a día la sanidad siempre estaba presente en casa, de alguna manera la pasión con la que hablaban sus padres de la profesión se le contagió. Cuando era pequeña el Hospital se convirtió en su segunda casa, acompañando a sus padres en algunos cambios de turno. 

Lo que más le motiva de esta profesión es planificar los cuidados encaminados a mejorar la salud de las personas y a proporcionar confort cuando lo necesitan, eso es lo que le impulsa a mejorar como profesional cada día.

Le motiva, el trabajo bien hecho y que las cosas salgan bien, que todo el proceso que se inicia finalice con buenos resultados, y que se produzca ese cambio en la salud de las personas.

SARAI BETANCORT
Sarai Betancor

En el trabajo de enfermera vives sucesos en primera línea que no te gustaría que ocurrieran, pero luchan y hacen todo lo posible por cuidar y ayudar a estas personas.

Nos cuenta que la pandemia marco un antes y un después. No te preparan para un escenario como el que hemos vivido todo el personal sanitario. Fue todo un reto la situación que se presentó de un día para otro, pero admite que fue una gran satisfacción poder aportar un granito de arena en ayudar a los que más lo necesitaban en aquel momento.  

‘Casi puedo decir que llevo la enfermería en el ADN. Mis padres fueron enfermeros y me trasmitieron la pasión por esta profesión desde pequeña. Lo que más me gusta es planificar los cuidados dirigidos a mejorar la salud de las personas. Me gusta el trabajo bien hecho que produzca un cambio en la salud de las personas. Sin duda, mi peor momento ha sido la época de la pandemia. No estábamos preparados para este escenario. Ha sido un reto diario, pero me quedo con la satisfacción de aportar mi granito de arena para ayudar a los que más lo necesitaban y lo sigo haciendo cada día. SOMOS VIDA