24.4 C
Las Palmas
12 agosto 2022 10:07 pm

Directo

Se cumplen 20 años de la riada en Santa Cruz de Tenerife

Las fuertes lluvias dejaron 232 litros por metro cuadrado en 24 horas y provocaron la muerte a ocho personas en Santa Cruz de Tenerife el 31 de marzo de 2002

Informa: María del Cristo Negrín.

Este 31 de marzo de 2022 se cumplen 20 años de la riada en Santa Cruz de Tenerife. Una fuerte lluvia que dejó 232 litros por metro cuadrado en 24 horas y ocho personas fallecidas. Era domingo de Semana Santa, domingo de resurrección, y muchos tinerfeños volvían a la capital de la isla tras finalizar sus vacaciones.

Fue un fenómeno muy localizado que dejó la misma cantidad de agua que solía caer en todo un año. En dos horas, entre las cuatro y las seis y media de la tarde, la fuerte lluvia provocó numerosos destrozos en la capital tinerfeña y, lo más trágico, la muerte de ocho personas.

Fue uno de sus episodios meteorológicos más dramáticos que se recuerdan en toda Canarias. Las lluvias torrenciales de ese domingo dejaron registros históricos. Santa Cruz de Tenerife sufrió los estragos de una tormenta que se ancló en el Macizo de Anaga y que durante horas desfiguró a la ciudad. El 31 de marzo de 2002 marcó también un antes y un después en el trabajo de los profesionales de la protección civil.

Informa: Patricia Santana / Moisés Raya

La «tormenta pefecta»

Al margen de la consecuencia más trágica, la pérdida de la vida de ocho personas, lo que se denominó como la «tormenta perfecta«, provocó daños materiales que superaron los 100 millones de euros. Más de 700 viviendas quedaron afectadas por el agua igual que más de 1.000 vehículos. El 80% de la ciudad perdió el suministro eléctrico y las líneas telefónicas quedaron inoperativas durante horas.

Informa: Elena Falcón / Bernardo Rodríguez / Óliver Salazar

El la memoria de los tinerfeños permanece intacto el recuerdo de aquel 31 de marzo de 2002. El recuerdo del ruido de la lluvia, de las sirenas de emergencia, del silencio de todo lo demás. Una vez pasada la tromba de agua, el recuerdo sonoro es de los tractores y palas que se afanaron por devolver a la ciudad su imagen habitual.

Relacionadas

Otras Noticias