22.4 C
Las Palmas
3 octubre 2022 11:06 pm

Directo

Un estudio demuestra la presencia de manos infantiles en pinturas rupestres

La participación en las pinturas rupestres sopladas e impresas durante la prehistoria no estaba sujeto al sexo, edad o grupos específicos de los participantes. Formaban parte de una tarea grupal en la que participaban activamente niños y adolescentes.

Un estudio demuestra la presencia de manos infantiles en pinturas rupestres
Imagen de la Universidad de Cantabria

Un estudio del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria (IIIPC) ha demostrado la presencia de manos de niños y adolescentes en las pinturas rupestres elaboradas hace 25.000 años en las cuevas de Fuente de Salín, Castillo y La Garma (Cantabria), así como en Maltravieso (Extremadura) y Fuente del Trucho (Aragón).

Según indica la Universidad de Cantabria, los investigadores han comparado la forma y la silueta de más de 150 de estas representaciones pictóricas con muestras modernas de 600 manos.

En opinión de Verónica Fernández-Navarro se ha podido reconocer y caracterizar el tamaño de las manos para asignar el grupo de edad correspondiente a cada una de ellas. Fernández-Navarro encabeza la investigación en el marco de su tesis doctoral.

«Los niños y adolescentes tuvieron una participación activa»

Según señala el director del proyecto Before Art, Diego Gárate, se ha podido observar un alto porcentaje –entre el 20 % y 25 %- de participación de niños, con edades comprendidas entre los 2 y 12 años.

Un hecho que, según la investigadora, avala la teoría de que la actividad artística en la prehistoria no era exclusiva de los individuos masculinos, ni cerrada y vinculada a la subsistencia del grupo, como «hasta ahora se pensaba».

Por ello, parece que los niños y los adolescentes tuvieron también una participación activa. Y, por tanto, «seguramente estuvo más abierta de lo que se pensaba. Quizás como elemento cohesionador del grupo», ha añadido.

«La actividad gráfica prehistórica era un acto grupal»

Una afirmación que comparte Gárate. Asegura que la actividad gráfica prehistórica se presenta como un acto grupal, en donde niños y adultos tenían cabida y no como «propia de un espectro social concreto, como tradicionalmente se había propuesto».

Y es que, en todas las cuevas del estudio se observa este tipo de participación mixta, aunque el porcentaje varía entre unas y otras.

El estudio forma parte del proyecto «Antes del arte: inversión social en expresiones simbólicas durante el Paleolítico Superior (B-Art). Está financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, que se desarrolla en el IIIPC.

Un estudio demuestra la presencia de manos infantiles en pinturas rupestres
Los investigadores Verónica Fernández-Navarro y Diego Gárate. Fotografía: Universidad de Cantabria

Relacionadas

Otras Noticias