22.4 C
Las Palmas
29 septiembre 2022 10:43 pm

Directo

Los pediatras contemplan un incremento de visitas a sus clínicas por golpes de calor

Con las altas temperaturas que presenta la temporada estival, los niños, especialmente menores de 4 años, son más vulnerables frente a los golpes de calor

Vídeo RTVC. Informan: Elena Falcón / Roberto Díaz

Con las altas temperaturas de estos días los pediatras han visto ciertos incrementos en sus consultas debido a golpes de calor, los cuales son más frecuentes en menores de 4 años. Se trata de una pérdida de agua corporal que manifiesta síntomas comunes a la deshidratación.

«Las señales de alerta son cuando un niño avisa que se está mareando, tiene calambres, ganas de vomitar, o necesita beber mucho», avisa el pediatra Federico Gentile.

Así, cuanto más pequeño es el niño menos cantidad de líquido hay en su cuerpo y el golpe de calor es más grave. También es más difícil detectarlo.

En el caso de que esto ocurra en el infante, hay que proporcionar poca agua tibia con frecuencia. «Lo que no hay que hacer es darle agua muy fría. Alguien puede pensar que lo mejor es dar agua fría, pero es exactamente al revés. El cuerpo, al estar vacío, no es capaz de gestionar una cantidad total de agua», añade Gentile.

Si los síntomas no remiten hay que acudir a urgencias. Para aludir este extremo, hay que evitar la exposición al sol en horas centrales del día, recurrir a las sombras, protección solar e hidratación constante.

Con todo, un golpe de calor puede aumentar la temperatura corporal en 41ºC. Por ello, entre los colectivos vulnerables hay que poner en práctica estas recomendaciones.

Relacionadas

Otras Noticias